sábado, 5 de diciembre de 2009

Pablo Suarez


...Estoy metido en una especie de discusión. En realidad quiero producir cosas que tengan una legibilidad muy clara. Para ello utilizo el humor, dichos populares que me sirvan para una reflexión visual que sea como un comentario sobre muchas situaciones de la realidad que nos rodea...
...Hay un problemática que ocupó los últimos quince años en la que el arte reflexiona sobre la naturaleza de su propio discurso. Esto derivó en reiteración de pautas conocidas, con las cuales se pueden producir diez o diez mil modelos posibles, tan innecesarios unos como los otros. Por otro lado, a partir de mediados de los setenta se hizo muy evidente la presencia del mercado pautando la producción del artista. Esta circunstancia lo transforma en una especie de ejecutor absolutamente recambiable. Lo único que tiene que hacer es producir objetos relativamente neutros y vaciados de sentido a partir de un a priori que determina: Esto es una obra de arte. Lo que mejor se ajusta a estas pautas es la pintura sobre tela que puede ser exhibida en una galería. De modo que a partir de allí se pueden exhumar todas las recetas polvorientas de las vanguardias y se pueden combinar mas o menos de modo de generar un recambio permanente. Una suerte de estética de shopping center que necesita renovar stock.
Pablo Suarez.

2 comentarios:

Bloody Kisses dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dice Suarez. El "artista" hoy día responde a la lógica de consumo, por lo que no conviene al mercado que se sea "único" sino más bien un engranaje reemplazable... En fin, está jodida la mano. Me gustan mucho sus obras, se nota la influencia de Berni -otro artista q me encanta-. Muy buen post!
Kisses.

r4ciel dijo...

Si, a mi tambien me parecio interesante su pensamiento. viste la pelicula "el jardinero"? no es mi tipo de pelicula, pero la vi hoy, y cuando parecia que ya nada iba a motivarme a pintar de nuevo, me dio muchas ganas.
te mando un beso enorme, y gracias por tus comentarios :D!!